En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Armero: 34 años de una tragedia anunciada

13/11/201911:54 am
RED+BogotáColombiaRed+

Este miércoles se cumplen 34 años de la avalancha de lodo, agua y lava que sepultó a más de 25.000 personas en el municipio de Armero, Tolima. Aunque la tragedia fue anunciada, las autoridades no alertaron a la población del peligro al que estaban expuestos y tampoco existió la planificación de un sistema de evacuación. El Estado, en manos de Belisario Betancur en ese entonces, solo guardó silencio.

Armero es un pueblo abandonado que colinda con la carretera que conduce de Ibagué al norte del Tolima. En él están guardadas las memorias del 13 de noviembre de 1985, cuando un deslave causado por la erupción del volcán Nevado del Ruiz enterró a más de la mitad de los habitantes que para esa época residían allí.

Hoy, más de tres décadas después de lo ocurrido, esta región sigue siendo un testimonio del olvido estatal. La historia de Armero se ha venido replicando, aunque no del mismo modo, en otros territorios del país. Sus calles abandonadas y sumergidas en la tierra son las cicatrices de un pasado que habla de la sombra de un gobierno sin memoria.

Casi iba a ser media noche cuando una avalancha de aproximadamente 10 metros de alto se precipitó sobre ese municipio de Tolima.  Pese a que la actividad del cráter Arenas había iniciado unos meses antes de la tragedia, nadie hizo advertencias con antelación y tampoco hubo un plan de contingencia.

Horas después de que iniciara una explosión dentro del volcán Nevado del Ruíz, solo el periodista Hernán Castrillón manifestó la preocupación que había por una posible erupción. Sin embargo, nadie atendió a la alerta, pues ese día el país estaba concentrado en uno de los partidos de la Copa Libertadores de América. Dos horas después de su anuncio, el pueblo quedó sepultado.

  • El alcalde Ramón Rodríguez había hecho un llamado al gobernador de Tolima por la situación, pero tampoco hubo una respuesta de su parte. Aunque la Cruz Roja seguía junto a Ingeominas la actividad volcánica, las autoridades no hicieron nada.

En Armero nadie pudo enterrar a sus muertos. Miles de personas llegan a las ruinas de este municipio cada año para rendirle un homenaje a las más de 25.000 víctimas mortales que dejó la catástrofe ambiental.

Le podría interesar

Armero: 33 años de una herida que no cierra

¿Qué opinas?