En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Cuba y Colombia, una relación de amores y odios

23/08/20197:41 pm
RED+ColombiaColombiaRed+
Iván Duque y Miguel Díaz-Canel

Iván Duque, presidente Colombia, y Miguel Díaz-Canel, presidente Cuba. / FotoArchivi

La de Colombia y Cuba es una historia de constantes ires y venires. Unidas por el mar Caribe y separadas por el abierto apoyo del régimen de la isla a los grupos guerrilleros, vuelve a tener un punto álgido con el episodio ‘Santrich’.

  • Unidas por la música, el inmenso océano, la gastronomía y la calidez de su gente, Cuba y Colombia solo tuvieron unos pocos tropiezos geopolíticos y diplomáticos hasta marzo de 1981, cuando Julio César Turbay rompió relaciones con el gobierno de Fidel Castro.

El entonces mandatario aseguró que detrás de los primeros y cinematográficos golpes de mano del M-19, entre ellos la toma de la embajada Dominicana en Bogotá y el robo de armas del Cantón Norte,  estaba la protección y asesoría del gobierno cubano y ordenó el regreso del embajador en La Habana.

  • Las relaciones bilaterales estuvieron congeladas una década, y solo en 1991, con César Gaviria en el poder, ambos países acordaron el regreso paulatino del comercio y nombraron cónsules en respecivas capitales.

Siempre con la sombra de Fidel Castro como el gran bastión de la izquierda en América Latina, los siguientes gobiernos miraron con recelo el influjo del presidente cubano en dos grandes protagonistas del conflcito: las Farc y el Eln.

  • El accionar de los dos grupos guerrilleros estuvo inspirado en la revolución de Castro como el ejemplo de que instaurar un gobierno de corte socialista en Colombia era posible

Los vínculos de la guerrilla con el narcotráfico que financiaron su auge militar y la comisión de graves actos terrositas jamás fueron rechazados por el régimen castrista, lo que amplió la distancia entre los gobiernos de turno.

  • Y fue precisamente esa cercanía ideológica la que se convirtió en un inamovible para las Farc a la hora de sentarse a negociar durante cuatro 4 años con el gobierno de Juan Manuel Santos.

Una de las exigencias del grupo guerrillero fue convertir a La Habana en la sede de los diálogos de paz, pese a la desconfianza de diversos sectores políticos en Colombia que sentían que, las Farc jugaban de local con un animal político del tamaño de Fidel Castro asesorándolos a la sombra.

  • Una vez se firmó el acuerdo con las Farc y el Gobierno planteó una negociación con el Eln, sus líderes también exigieron que La Habana fuera sede de los diálogos.

En febrero de 2017 comenzaron a negociar un acuerdo, hasta que sucedió el ataque terrorrista a la escuela de cadetes de policía en Bogotá, que el Eln se adjudicó como suyo, y que provocó que el Gobierno del presidente Duque aunciara la ruptura de las conversaciones

  • Vino entonces el episodio del famoso episodio de los protocolos de ruptura que habrían convenido ambas partes en caso del cese total de los dálogos. Cuba tomó partido abiertamente por el Eln, y Colombia interpretó ese apoyo como un nuevo desaire.

A principios de este año, Interpol expidió circular roja contra la cúpula del Eln, entre ellos Pablo Beltrán jefe de la delegación de paz de la guerrilla, pero, a pesar de ello Cuba no solamente ignoró el pedido de la justicia internacional, sino que confirmó que seguiría alojando a los jefes subversivos que se quedaron en La Habana tras la ruptura de los diálogos-.

  • La presencia de ‘Jesús Santrich’ en la isla supone un nuevo punto álgido en las relaciones entre Bogotá y La Habana y un desafío diplomático para el gobierno del presidente Iván Duque.

Le puede interesar

Gobierno colombiano dice que Santrich sí pasó por Cuba

¿Qué opinas?