En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Mina, el niño aventajado de Guachené que se convirtió en ‘culé’

11/01/20181:52 pm
Andrés Botero Benavides, Coordinador RED+ NoticiasBogotáDeportesRed+

Yerry Mina tiene un proyecto solidario que se inició a finales del 2016 en Guachené, y que pretende ayudar a 2.000 personas. / Foto Barcelona

Su llegada al Barcelona no es una coincidencia, tampoco un toque de suerte, entre millones de futbolistas del planeta, uno de los tres equipos más importantes del mundo fijó sus ojos en él. ¿Será magia? Tal vez, y es que el oriundo de Guachené, un pequeño municipio caucano, a 89 kilómetros de Popayán, tiene ese toque especial, ese no sé qué, eso que muchos llaman bendición dentro y fuera del campo de fútbol. (Lea también: ¡Yerry Mina ya es jugador del Barcelona!). 

Yerry Fernando Mina González cumplió el sueño de muchos colombianos: tener por fin a un jugador nacional en uno de los equipos más prestigiosos del mundo: Barcelona.

A sus 23 años de edad, el defensor central, se convierte en el primer colombiano en ser oficialmente jugador del equipo catalán, recordando a Lauro Mosquera en su juego amistoso contra Sabadell, el 24 de junio de 1964.

Mina, fue el único arquero que no tapó, pese a que su papá José Ulises Mina en Millonarios, y su tío Jair lo hicieron con propiedad. (Vea también: Dan como un hecho la llegada de Yerri Mina al Barcelona). 

Salió de su Guachené amado buscando un mejor futuro. Sabía que el camino no sería fácil. Los obstáculos en el camino aparecerían pero él estaba convencido de que su andar no tenía límites.

Profesionalmente, debutó en Deportivo Pasto, equipo con el que 24 partidos marcando una sola anotación. Su corpulencia, su buen juego aéreo y su destreza con el balón, pese a su altura (1,95 metros) y a su condición de defensor, llamaron la atención de Santa Fe, equipo al que llegó en 2014.

Miedo sintió, lógico, pero no se lo demostró a nadie. Insistente y con el objetivo claro de triunfo, poco a poco se ganó un puesto en el equipo titular, ese que entre en dos años logró una Liga, una Superliga y la Copa Suramericana.

Exaltado como el mejor defensor central colombiano, rapidito los agentes del brasileño Palmeiras apuraron su contratación, la cual como en casi todo en la vida de Yerry, contó con el consentimiento, aprobación y bendición de quien ha sido su ángel guardián en todo este proceso, Jair, su tío y su inseparable amigo. (Vea también: Camiseta de Colombia para Rusia evoca uniforme de Italia 1990). 

En Brasil, jugó 49 partidos y anotó en 9 ocasiones, cifras que llamaron la atención de los grandes equipos de Europa.

Apodado ‘el obelisco’, Mina espera que su primera experiencia europea sea exitosa. ¿Qué depende de él?, ¡claro que sí!, hoy no se encontrará, o al menos en un nivel controlado, con esos fantasmas que apartaron a Freddy Rincón de ser uno de los mejores jugadores en su momento del Real Madrid: el racismo.

Con un look muy juvenil y un endiablado movimiento de cadera y un corazón de oro, o al menos eso confirman los 2.000 beneficiados de su fundación, Yerry espera con echarse al bolsillo al exigente público ‘culé’ y a esos ‘monstros’ que no comen gente, pero que sí destrozan equipos como Lionel Messi, Luis Suárez, Andrés Iniesta, Gerard Piqué, a los que desde hoy llamará “compañeros”. (Lea también: Colombia superó 4-0 a China en juego amistoso). 

¿Qué opinas?