En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

De Primera | Boca Vs. River: de verdad, es a muerte

06/11/201811:16 am
Gabriel Romero, RED+ NoticiasBogotáDeportesRed+
De Primera | Boca Vs. River: de verdad, es a muerte

Boca y River jugarán una final inédita de Copa Libertadores. / Foto Nelson Almeida - AFP.

Sale hablando Marcelo Gallardo, el técnico de River. Dice que esta inédita final de Copa Libertadores debe tomarse como un partido más, un clásico más. Que, en el fondo, es un juego.

  • Miente, y él lo sabe. Tal vez apunta a restarles presión a sus jugadores. No, no es un clásico más. Es, en el contexto argentino, el todo y la nada. Más pasional que un Real-Barcelona en final de Liga de Campeones. Mucho más que un Inter-Milán o que un Manchester United-Manchester City.

Final cruenta, si se quiere. Solo equiparable a una final de copa mundo entre Brasil y Argentina. Es la tercera Guerra Mundial, tuiteó el preciso y agudo MisterChip. Y es cierto.

  • Este Boca-River no tiene grises. Es blanco o negro. Vida o muerte. No hay espacio para un tal vez o un quizás. Es o no es. El hincha de Boca niega al de River. El de River hace lo mismo con su rival. Odios acumulados de años y años que se incuban en una misma ciudad, que, irónicamente, se llama Buenos Aires. Lucha de dos concepciones de vida.

Boca es lo proletario, el pueblo, el obrero, el arrabal. River es el linaje, elegancia, la vida pudiente, aquel que mira por encima del hombro con desdén. Cada cuál cree que tiene la verdad, y el otro no tiene por qué existir. Rivalidad antigua. Rivalidad creciente. Rivalidad en su máximo punto de ebullición. Los ganadores quedarán a la altura del Olimpo fabricado para Maradona. Los perdedores ni siquiera serán olvidados. Su fracaso resonará por los siglos de los siglos. Serán los más desprestigiados parias de la historia del fútbol argentino.

  • Uno subirá a los cielos; el otro se hundirá en lo más profundo del infierno. La Conmebol, que sabe de artimañas y negocios, ha preparado la confrontación. Serán dos juegos atroces, tensos, graníticos, de nervio, de odios atávicos, de odios recientes, de odios futuros. Jamás en mi vida de seguidor de fútbol –y ya peino canas- había sabido de un encuentro tan decisivo y en el que se jugara tanto. Desde ya me compadezco del perdedor, cualquiera que sea.

Le podría interesar

De Primera | Gloria y dinero

¿Qué opinas?