En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

De Primera | City y la utopía de Guardiola

14/03/201911:32 am
Gabriel Romero, RED+ NoticiasBogotáDeportesRed+
De Primera columna Gabriel Romero

¿Qué era City antes de Pep Guardiola, por ejemplo, al lado del Manchester United? / Foto Reuters

Recta final de la Champions. Decepción del Real Madrid. Decepción de James y el Bayern. No hemos podido saber a qué juega Kovac. No sabemos si ataca o defiende, y el resultado es la nada. Lo que vimos ante el Liverpool. Uno de los llamados a la disputa es el City, que jamás ha levantado la ‘Orejona’.

City es el que más goles ha convertido. ¿Qué era City antes de Guardiola, por ejemplo, al lado del Manchester United? Guardiola, en estos tiempos de pragmatismo, es un idealista del fútbol. Lo fue con Barcelona, y halló el equipo de ensueño, que, como él mismo ha confesado, jamás volverá a encontrar. Fue al Bayern y se encontró con el racionalismo alemán y la tradición teutona y su orgullo. Habrá pensado más de un alemán que era un exabrupto que un español les viniera a enseñar a jugar al fútbol, sin querer reconocer que el título de selección en Brasil tuvo que ver con el proyecto del Barcelona y las escuelas holandesas.

  • Entonces, Guardiola llegó al City. A ese áspero fútbol inglés. A ese juego veloz, sin pausa, a ese ir o volver 90 minutos o más si es necesario, a ese ritmo trepidante en el que, tal vez, una de las máximas seas que “el que piensa, pierde”. City, sin mayor historia en torneos internacionales, opacado por el Manchester, es tomado por Guardiola. Proyecto a largo plazo, como deben ser las cosas. Después, la idea. Juego diferente. Al piso, al toque corto, al buen trato de balón, a cambiar de frente cuando es estrictamente necesario. Posesión, posesión, posesión. Casi todo en esa palabra. Y cuando se pierde la pelota, intensa lucha por recuperarla. Hacerlo lo más pronto posible. Y volver a la esencia del juego, al balón, a tenerlo, a hacerlo circular, al dámela y te la doy, al tú y yo, al yo y tú, y que venga un tercero, y que el de al lado se mueva, y que toquen y toquen y avancen y encuentren espacios. Idealismo puro: belleza y eficiencia.

Guardiola le ha apostado a esto. Y también lo hicieron los directivos del City. Utopía del placer de jugar, utopía del juego bonito, del que los grandes de Suramérica se han olvidado. Ya veo a muchos esperando la caída del proyecto de Guardiola. Hasta aquí le llegó la diversión, estarán diciendo. Ahora sí llegó la hora de la verdad en Champions y prevalecerán los de más tradición, dirán los antiguardiolistas.

Lo que ha hecho con City es extraordinario. Que el proyecto ha sido muy costoso. Sin duda, miles de miles de libras. Pero este proyecto ha valido que la liga inglesa se venga impregnando de ese estilo, que la misma selección de ese país lo haya adoptado. Hoy, cuatro equipos ingleses están entre los mejores de Europa. En ello tienen mucho que ver las grandes inversiones, pero, sin duda, ha incidido el idealismo de Guardiola, su generosa y arriesgada propuesta.

  • No hay verdades en la vida. No hay verdades en el fútbol. Juventus, con su pragmatismo y su historia, tiene un peso enorme. Liverpool, uno de los ‘cocos’ del City, es una buena combinación de practicidad y buen fútbol. La propuesta ideal de Guardiola no es la verdad consumada del fútbol, pero para muchos de los que amamos el juego en sí, para muchos de los que admiramos la utopía holandesa de Cruyff y compañía, la ‘Orejona debería quedarse en manos del City.

De vez en cuando le viene bien al mundo una dosis de idealismo.

Le podría interesar

De Primera | Confesiones de un machista sobre los reclamos de las mujeres futbolistas

¿Qué opinas?