En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

De Primera | Un final de dos minutos

02/06/201912:22 pm
Gabriel RomeroBogotáDeportesRed+
Salah

Salah se encargó de marcar el primer gol a escasos minutos. / Foto AFP - Gabriel Bouys

Comenzó la final con brío. Y, engañosamente, creímos que veríamos un encuentro veloz, apasionante, con llegadas a uno y otro arco. Pero el ímpetu apenas terminó en dos minutos. Mané, que había ganado la posición y se acercaba al área, intentó un centro. El francés Sissoko trata de interceptar. Lo hace con los brazos extendidos. El balón golpea en el cuerpo y de inmediato sube al brazo y lo toca. El juez esloveno Damir Skomina no duda. Señala el penal.

  • Tenía a su disposición el VAR. No lo utilizó. Decisión polémica. Creo que Sissoko no tuvo intención, pero deben saber los jugadores que las manos deben estar atrás a fin de evitar riesgos en este tipo de situaciones. Y como la Fifa quiere cada vez más goles, cualquier balón que toque las manos o los brazos es mano. Skomina, a mi parecer, leyó mal la importancia del partido.

Cobró Salah, gol y se acabó el juego. Había que mirar la fotografía de los equipos. Liverpool, con semejante ventaja a tan tempranas horas, presionaba con sus tres delanteros. Muy cerca estaban los hombres de la mitad y por los extremos Arnold y Robertson se apoderaban de sus franjas. Liverpool presionaba en todos los terrenos, y no había manera de que Tottenham reaccionara. Sus líneas estaban muy separadas. No conectaba la zaga con el medio. El coreano Son estaba muy solo, y Kane parecía andar en otro planeta.

  • Así fue casi siempre. Tal vez, en el inicio de la segunda mitad hubo un descenso de la presión de Liverpool y el rival produjo algo de riesgo con un disparo que Allison le atajó a Son. Pero lo que vimos fue un juego cauteloso, un transitar lento, imprecisiones, una final de liga sudamericana y no propiamente brasileña o argentina.

Liverpool, sin ser punzante, fue más sólido. Fue lo que vimos a lo largo de la Champions. Klopp diseñó un fuerte edificio de hormigón, y a diferencia de la final de hace un año tenía un arquero de primera línea.

  • Pensamos en una final a la inglesa. Pero con el correr de los minutos, la decepción fue creciendo. Pese a la escasa ventaja, uno no veía cómo Tottenham iba a igualar. ¿Era Kane el hombre? ¿Y por qué no Llorente, que contra el Ajax fue fundamental? Mientras Klopp envió a descansar a Firmino, de pobre partido, Pochetino se quedó esperando que Kane despertara.

Triste final en Madrid. Ni parecida a lo que vimos en las fases precedentes de Champions. Eran demasiadas las expectativas, tras las fulgurantes semifinales de remontadas épicas, de resultados y emociones inverosímiles.

  • Ganó Liverpool, como era de esperarse. Llevamos dos finales seguidas de Champions con juegos por debajo de las expectativas. La de hace un año duró 28 minutos, pues se lesionó Salah en forcejeo con Ramos y el nada célebre arquero Kariuz echó todo por tierra. La de hoy fue más corta y digna de olvido, menos para los hinchas de Liverpool.

Le puede interesar

De Primera | No es la Champions, es la Premier

 

¿Qué opinas?