En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

El vallenato cumple 26 sin Rafael Orozco

11/06/20183:27 pm
RED+ NoticiasBogotáEntretenimientoRed+
Rafael Orozco

Rafael Orozco fue asesinado el 11 de junio de 1992. Foto @humorojiblanco.

Muere una flor, muere Rafael Orozco un 11 de junio de 1992 por las balas de unos sicarios en Barraquilla. Este lunes el folclor vallenato lamenta la partida de uno de los cantantes más emblemáticos del género musical que nació en la costa norte del país, pero sus letras trascendieron para meterse en el amor de miles de colombianos que recuerdan al interprete nacido en Becerril, Cesar.

‘Un grande nubarrón de alza en el cielo, ya se aproxima una fuerte tormenta’, así comienza el tema musical ‘La creciente’, una de las canciones que más se canta en bares, discotecas, casas y en cualquier parte donde un grupo de amigos o una familia arma una improvisada parranda vallenata; así como en la canción, la música del Valle de Upar vivió una tormenta con la partida de un hombre con una trayectoria intachable y muy profesional en su carrera musical.

Otra de sus canciones es ‘Muere una flor’, un tema sentido que también está en la memoria de los miles de fanáticos que tiene Orozco, y que 26 años de su asesinato lo volvieron una tendencia, pero no en las emisoras como pasaba hace casi tres dácadas, es tendencia en las redes sociales que en 1992 era algo impensado, solo visto en las películas de ciencia ficción. El 11 de junio murió una flor y una de las voces más queridas de la música colombiana.

Esa noche, nueve balazos silenciaron la voz que cantó ‘Relicario de besos’, ‘Esa’, ‘Mi novia y mi pueblo’; toda una discografía que lo puso en lo más alto del género en donde vivió una rivalidad con Diomedes Díaz, otro de los grandes interpretes de la múcica vallenata. Nueve balazos que acabaron con la vida del esposo de Clara Elena Cabello y el padre de, Kelly Johanna, Wendy Yolani y Loraine.

“Yo no sé que pasará, ay amor, si tu no estás”, otra frese inmortal  en su tema ‘Solo para ti’, uno de sus últimos éxitos musicales, que quedó grabado como una premonición de su trágica muerte en Barranquilla por culpa de las balas, unas balas que a pesar de la violencia no puso callar a la leyenda de Rafael Orozco.

Le puede interesar

El Festival Vallenato bailó al ritmo de Ricky Martin

Claro y el Festival vallenato otorgarán 190 becas a niños

 

 

 

 

¿Qué opinas?