En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Los primeros cinco años de Francisco, un papa renovador

12/03/201812:22 pm
RED+ Internacional, con APRoma, ItaliaInternacionalRed+

Los primeros cinco años de Francisco han sido una vertiginosa presentación de un nuevo tipo de papa. / Foto AP

Cada vez que el papa Francisco visita una cárcel durante sus viajes por los barrios marginales de todo el mundo o incluso en Roma, siempre le dice a los reclusos que él también debería estar detrás de las rejas. “¿Por qué están presos ustedes y no yo?”, les pregunta. (Lea también: El papa pidió no tratar a los extranjeros como enemigos). 

Esa identificación con el dolor ajeno y la facilidad con que se coloca en el lugar del otro, le ganaron a Francisco admiradores en todos los rincones del mundo y lo confirmaron como un abanderado de los pobres y los marginados.

Los primeros cinco años de Bergoglio han sido una vertiginosa presentación de un nuevo tipo de papa, que valora las comunicaciones directas más que la tecnología y la misericordia más que la moral, con el fin de hacer de la Iglesia un sitio más acogedor para quienes se sienten excluidos.

Muchos consideran que el comentario de “¿quién soy yo para juzgar?” que hizo sobre un cura gay, marcó una ruptura con el pasado y entusiasmó a numerosos católicos desencantados. (Vea también: El papa Francisco denuncia la violencia “inhumana” en Siria). 

“Por sencillo que sea, ha transmitido un fuerte mensaje sobre nuestro Dios que ama a todo el mundo y que quiere la salvación de todos”.

Otro terreno en el que el papa impulsó cambios es el de la política mundial: exigió a gobiernos e individuos que traten a los migrantes como hermanos y hermanas necesitados, no como una amenaza al bienestar y la seguridad de una sociedad.

Resta por verse si será recordado como una figura que unificó a la iglesia o que generó divisiones. Pero está claro que el mundo supo quién era Jorge Mario Bergoglio, hijo de inmigrantes italianos que fue elegido papa el 13 de marzo del 2013 y dijo que los cardenales tuvieron que ir “hasta el fin del mundo” para encontrar un nuevo líder.

¿Qué opinas?