En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

¡Preocupaciones a menos de 100 días!

12/03/201811:22 am
Gabriel Romero, RED+ NoticiasBogotáOpiniónRed+

Colombia jugará en la primera ronda de Rusia 2018 contra Japón, Polonia y Senegal. / Foto FCF.

Se acerca la enorme Rusia. Mundial a menos de 100 días, y Colombia afrontará dos partidos amistosos contra Francia y Australia. Uno observa lo que sucede con los posibles convocados alrededor del mundo y las preocupaciones no son pocas.  (Vea también: Juventus y Manchester City también a los cuartos de final de la Liga de Campeones). 

Los grandes equipos del planeta, de hoy y de siempre, se arman de atrás. Desde la defensa. Hoy, la exigencia para un zaguero es más alta. Inclusive para los arqueros, que deben saber jugar con los pies para garantizar una salida más limpia, rápida y precisa.

Ospina actúa en pocos partidos con el Arsenal, pero en sus escasas presentaciones se le ve atajando bien, seguro arriba en ese difícil y aéreo fútbol inglés. Pero también sabemos que no es un virtuoso con los pies. Generalmente despeja largo y cuando no hay apremio se apoya en uno de sus defensas. Y es ahí donde comienzan las inquietudes.

Pasan los días y Yerry Mina sigue en el banco de Barcelona. Apenas lo vemos en los videos que el club le rinde como homenaje. Mina, que debe ser el líder atrás, que debería ser el remplazo del gran Yepes, está sin minutos.

Nos hablaban maravillas de Dávinson Sánchez. Algunos, exagerados en sus emociones, salen a decir que está haciendo historia. Dávinson es un defensa en evolución. Es rápido y no se complica con el balón, pero la semana pasada tuvo su prueba de fuego con Tottenham frente a Juventus, y cuando el equipo más lo necesitaba perdió de vista a Khedira y a Higuaín y su equipo fue eliminado de Champions.

Dávinson no tuvo una buena lectura en las dos jugadas cruciales que definieron el encuentro. Si van a lanzar un centro y hay un rival cercano, en este caso Khedira, lo más sencillo es ir al jugador. Marcarlo. Tenerlo lo más cerca posible. Eso no ocurrió. Y lo mismo sucedió en la segunda anotación con Higuaín. Si Dávinson va al centro del campo, no lo puede dejar tomar el balón y girar. Para eso va a ese lugar. Y si no va a actuar así, repliéguese unos metros y no deje el espacio tan claro que permitió la entrada de Dybala.

Con el cuento del juego estético y elegante que técnicos como Guardiola imponen a sus dirigidos, muchos defensas están cayendo en la tendencia de no ser recios. No marcan a presión y parecen creerse Hummels, Beckenbauers o Krols, pero pocos alcanzan tan alta estatura técnica. El ejemplo estaba al frente de Dávinson. Chiellini. Le tocó marcar a Kane, que es mucho más difícil y letal de lo que puede ser Higuaín. Sin lujos, con ardentía, con fiereza, Chiellini le cerró los espacios. No es incitación a la violencia, pero si el defensa otorga demasiados espacios y libertades al rival, pues lo terminan liquidando.

Más preocupante es el caso de Zapata, hoy zaguero suplente del Milán. ¿Suplente? ¿En ese desdibujado Milán, en esa caricatura de equipo del que su único talento de respeto es el técnico Gattuso?

El momento de Óscar Murillo con el Pachuca se ensombreció con la derrota 0-5 contra el Cruz Azul en la última fecha. Sin embargo, Murillo es titular y terminó haciendo una buena eliminatoria. Su marcación sobre el peligroso Guerrero inca fue impecable.

Pero digo que, en términos de zagueros centrales, las alarmas están prendidas. Ninguno tiene el liderazgo de Yepes y ninguno tiene la salida limpia, rápida y precisa que exige el infernal ritmo del fútbol de hoy.

Arias es el que mejor anda atrás. Es titular, ha convertido goles y también los ha servido. Todo ello ocurre en el venido a menos fútbol holandés, un remedo de lo que fue en tiempos de Cruyff, Gullit, Van Basten o el mismo Robben en 2010. Y ya sabemos que Arias no es tan dúctil cuando se lanza a la ofensiva. Queda Fabra, que atraviesa un buen momento en Boca, pero no rinde igual en la selección.

De manera que, a menos de 100 días, la incertidumbre en la defensa de Pékerman es enorme. No hay en el torneo profesional colombiano un solo jugador, en cualquier posición de atrás, que tenga posibilidades de ser convocado.

Es apenas una percepción de lo que ocurre. Por fortuna, vienen Francia y Australia para despejar las dudas o para ahondarlas. Y saber que cuatro años atrás, la defensa no era motivo de tantos desvelos.

¿Qué opinas?