En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

PSG quiso comprar amor y se quedó con el sexo

07/03/20184:53 pm
Diego Chiriví, RED+BogotáOpiniónRed+

Nasser Al-Khelaifi, presidente de PSG. / Foto Twitter

Comprar amor; ese es el deseo de muchos hombres y mujeres cuando están sumidos en la soledad afectiva. Algunos dicen que es posible hacerlo, no creo. Y el fútbol, como metáfora de la vida, ha confirmado mi posición al respecto, al ver cómo PSG cayó frente a Real Madrid en la Liga de Campeones en la temprana etapa de los octavos de final.

El dueño del club parisino, Nasser Al-Khelaifi, invirtió más de 450 millones de euros en la compra de jugadores como Neymar (€220), Mbappé (€180) y Cavani (€65), entre otros, para obtener la máxima gloria a nivel de clubes como lo es ‘La Orejona’, ese legítimo anhelo es comparable al de conseguir enamorar a la mujer o el hombre de los sueños en poco tiempo.

Para tal efecto, varios individuos recurren a lo que los estándares modernos dictan, es decir: hacer invitaciones a lugares lujosos, entregar obsequios caros, vestir con atuendos de marca para llamar la atención y otras maniobras de ese estilo. La persona puede impresionar eventualmente y alcanza para pasar buenos momentos, a veces relacionados con el sexo, pero para enamorar hace falta más que eso.

The Game of Love

El dinero que ha gastado el PSG ha sido suficiente para “coronar” la liga francesa en los últimos seis años, excepto el último en donde Mónaco se atravesó, pero seguramente, los parisinos reconquistarán el título en la presente temporada. Estos logros, más las Copas de Francia, más pasar de fases de grupos de Liga de Campeones son comparables a tener “buenos momentos”, pero nada del amor.

¿Por qué no llega el amor?…porque el amor inicialmente es una cuestión de química y luego de construcción.  PSG es un equipo que no tiene la chispa, no tiene todavía la mística para llegar al amor, de hecho, es un club que no alcanza los 50 años de existencia, y está en un proceso en el que hay que recibir golpes para madurar, y con base en la jerarquía adquirida a través de tiempo, poder llegar al máximo nivel.

Esa chapa de conquistadores sabemos que la tienen otros equipos, que también invierten mucho, pero que saben históricamente cómo es el juego del torneo, o como dice Queen: ‘The Game of Love’.

En conclusión, en un mundo donde el mercantilismo instantáneo permea casi todas las esferas, hay una que todavía ofrece resistencia; esa esfera que rueda en la grama.

¿Qué opinas?