En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Exsecuestrados por las Farc narraron ante la JEP lo que vivieron en cautiverio

23/10/20187:50 pm
Karen Gamba, RED+ NoticiasBogotáPazRed+


La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) escuchó el relato de la barbarie que vivieron Alan Jara, Sigifredo López y el General (r) Luis Mendieta, durante los años que estuvieron secuestrados por las Farc.

  • El primero en narrar las heridas y cicatrices que le dejó el cautiverio, fue el exgobernador del Meta, Alan Jara.

Por momentos pausaba su relato y tomaba un respiro, recordó los castigos, torturas, largas caminatas y extensas jornadas de ayuno a las que tuvieron que sobrevivir.

“Es el miedo permanente a morir, a ser asesinado, a caer en un bombardeo sin proponérselo; desde luego eso hacía que fuera extremadamente inhumano el vivir allí, el intentar sobrevivir allí”.Alan Jara

  • Contó cómo sobrevivió, en siete años y siete meses a graves enfermedades como hepatitis, paludismo y leishmaniosis.

“Yo padecí, en varias ocasiones de paludismo, según me dijo la guerrilla, un enfermero de ellos, de paludismo cerebral. Perdí el conocimiento muchas veces, no podía ni siquiera caminar en línea recta”, relató Jara.

Revivir los horrores que padecieron por años en la espesa selva colombiana no fue fácil.

“La manera de impedir una fuga, con la que uno siempre soñaba, era una cadena al cuello, y al cuello de otro compañero, y por las noches a un árbol”Alan Jara

  • A esta aventura de engañar a la muerte y sobrevivir al cautiverio también se suman las historias de dolor que vivió otro de sus compañeros.

“Un problema muy dramático son las garrapatas. Las garrapatas se le suben a uno a las partes nobles y empiece a desprender garrapatas. Los hongos, no había medicamentos para ellos, entonces el sufrimiento era bien duro por parte de  todos nosotros”, relató el General Mendieta, también ex secuestrado por las Farc.

Los recuerdos de luchar contra la muerte, soportando las inclemencias de estar privado de la libertad para lograr sobrevivir, aún traen lágrimas a sus ojos.

“Después de varios meses de caminar, desafortunadamente se me fueron dañando las piernas, me prestaron un palo para que me apoyara, caminaba cojeando […] Después de unos días ya no pude caminar con las muletas, ya no pude levantarme, entonces tuve que arrastrarme, codos y manos”General Luis Mendieta, ex secuestrado por las Farc

Pero esta marcha de la muerte parecía no terminar.

“Lo dramático es estar sin poder caminar, con diarrea, y con paludismo y la indolencia de las Farc hacia nosotros de no suministrarnos medicamentos, un desprecio total hacia nosotros”, narró el general en retiro.

Pero las terribles anécdotas del cautiverio aún no terminan.Ttratos infames, presenciar el asesinato a sangre fría de otros secuestrados y sentirse olvidados también hacen parte de su infierno en la selva.

“Nos daban la sopita, el tinto y la arepa que era el desayuno; e inmediatamente el arroz y las lentejas en una bolsa de plástico y la amarrábamos acá al cinturón. A las once eso ya estaba avinagrado”, comentó Sigifredo López

  • Un capítulo escabroso que vivió en carne propia, que como él dice, quisiera borrar, pero aún sueña con él.

“Un secuestrado solamente vive en el recuerdo de los momentos felices de lo que fue su vida, o en el anhelo de lo que quiere volver a ser cuando regrese, porque lo otro es el infierno, el inframundo, es pesadilla”, afirmó Lopez.

  •  Las historias son muchas, al igual que las heridas, algunas aún no cicatrizan y otras aún duelen.

Volver a las páginas más difíciles de sus vidas no fue fácil, pero esperan que las atrocidades y el sufrimiento del que fueron víctimas no sean olvidadas por el país.

Le puede interesar

“Duré casi dos años sin hablar con nadie, eso es para enloquecerse”: Pérez

Iván Márquez escribió carta de apoyo a Venezuela

 

¿Qué opinas?