En vivo:Red+Ver
Videos Virales No te lo pierdasBuscar

Un androide predica la sabiduría en un templo de Japón

14/08/20199:33 am
RED+ Internacional con AFPKioto, JapónTecnologíaRed+
Japón Templo budista androide

Crean androide para replicar enseñanzas budistas en un antiguo templo japonés./Foto Quentin Tyberghien - AFP

En un santuario budista japonés con 400 años de antigüedad, la diosa de la compasión, Kannon, ha adoptado la forma de un androide para recibir a los fieles y visitantes.

Mindar, el robot cuya creación costó cerca de un millón de dólares, recita sin parar sutras budistas y advierte, con su voz metálica, los peligros de la vanidad, el deseo, la cólera y el ego.

Los sacerdotes, quienes por años se han encargado de predicar en el templo Kodaiji de la antigua capital japonesa, Kioto, ven con buenos ojos este nuevo “colaborador”, hecho de cables y silicona. Para ellos, esta máquina está especialmente adaptada al budismo y es susceptible de evolucionar siguiendo los progresos tecnológicos y mejorar con las experiencias registradas.

“El budismo no es un creencia en un dios, es seguir el camino de Buda, es comprometerse con su camino, y poco importa que esté representado por una máquina, un trozo de chatarra o un árbol”. Tensho Goto, sacerdote budista.

Alto como una persona adulta, con la parte superior del cráneo abierta para dejar entrever los elementos electrónicos, una minúscula cámara en el ojo izquierdo, y con solo el rostro, las manos y los hombros en silicona para imitar la piel humana, el “sacerdote-robot” está instalado en una sala prevista para él.

  • Mindar, que surgió de un proyecto común entre este templo y el especialista en robótica Hiroshi Ishiguro, de la Universidad de Osaka, ha despertado posiciones encontradas. La mayoría de reacciones por parte de los japoneses han sido positivas, mientras que muchos occidentales consideran que las expresiones del robot son “demasiado artificiales”, según un sacerdote del templo.

Le podría interesar

Con ‘bebés robots’ buscan frenar los embarazos adolescentes en Colombia

¿Qué opinas?